El maestro de ceremonias

Cómo ser un buen maestro de ceremonias

El maestro de ceremonias es la persona que se encarga de dirigir una celebración. Por ejemplo, una boda civil, una ceremonia de bienvenida o un aniversario de boda. El maestro de ceremonias se ocupa del guión, del oficiado y de todos los aspectos relacionados con el acto tales como la colocación de las sillas, la entrada, lecturas, la música… En resumen: la coordinación de todo el evento.

Cómo ser un buen maestro de ceremonias

Si váis a contratar a un maestro de ceremonias o váis a pedirle a alguien que realice esta función, debéis tener en cuenta diversos aspectos.

Dotes de oratoria e improvisación

Un maestro de ceremonias no tiene pánico escénico. Le gusta hablar en público aunque eso no significa que algunas veces se ponga nervioso. La gran diferencia está en que no se le noten los nervios (o se noten lo menos posible).  Debe tener don de palabra, no bloquearse, y si se equivoca, saber improvisar si la ocasión lo requiere.

La escritura y el guión

Es fácil entrar en internet y buscar un guión de ceremonia civil. La tarea entonces será muy sencilla: sólo habrá que memorizarse el guión y recitarlo o ir leyéndolo. Pero el buen maestro de ceremonias es aquella persona a la que le gusta escribir y prepara su propio guión. En Omendu, las ceremonias civiles son 100% personalizadas. Cada ceremonia es única, igual que sus protagonistas. Por ello, yo nunca repito un guión.

El tono y la duración

El tono es importantísimo. El volumen y el ritmo de las palabras van a hacer que la ceremonia sea amena o se pueda convertir en un discurso monótono que aburra a todos los asistentes. El guión debe tener una buena estructura y contar con todos los elementos que los protagonistas deseen pero más no significa mejor. Algunas veces es preferible prescindir o acortar algunas partes para que se pueda mantener un buen ritmo y que la ceremonia no se haga demasiado larga.

La comunicación no verbal

No es únicamente lo que decimos, sino cómo lo decimos. El guión puede ser perfecto, pero si no se ejecuta con la actitud adecuada puede ser un completo desastre. El maestro de ceremonias debe mantener una buena postura, no hablar demasiado rápido ni demasiado lento y saber transmitir correctamente lo que está leyendo. Para ello es imprescindible haber leído el guión una infinidad de veces y poder dirigirse al público de una forma amena.

La experiencia

Muchas personas a las que les han pedido que hagan de maestro de ceremonias me piden consejo. Está claro que siempre hay una primera vez. Pero nadie puede negar que la experiencia es un grado. En un artículo anterior ya comenté los motivos del por qué contratar a alguien que dirija la ceremonia. Si queréis estar tranquilos y no comprometer a ningún familiar o amigo, dejad la ceremonia en manos expertas. ¿Hablamos?

 

Opt In Image
¡Apúntate {GRATIS} a la newsletter y descarga tu guía!
Y recibirás en tu email consejos, ideas e inspiración para que consigas:
  • Una boda con tu personalidad y estilo
  • Sorprender a tus invitados
  • Divertirte organizando tu boda
  • Divertirte el día de tu boda
  • Conservar un recuerdo único del día de tu boda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *